My CMS My CMS

La huella ecológica de la humanidad

La huella ecológica promedio de la humanidad ascendía, en 2011, a 2,6 ha por habitante, superando la capacidad de carga del planeta en un 54%. De esta manera, podemos decir que la población mundial ocupaba 1,5 planetas.

10

¿Cuántos planetas estamos ocupando?

La huella ecológica promedio de la humanidad ascendía, en 2011, a 2,6 ha por habitante, superando la capacidad de carga del planeta en un 54%. De esta manera, podemos decir que la población mundial ocupaba 1,5 planetas. Por lo tanto, podemos afirmar que la demanda de naturaleza del ser humano supera la capacidad de carga del planeta. El hiperconsumo de unos países se sostiene a costa del infraconsumo de otros pero, aún y todo, la humanidad está consumiendo los recursos naturales a una velocidad superior a la que son producidos o renovados.

11

¿Podemos consumir más de lo disponible?

La huella ecológica de la humanidad supera la capacidad de carga del planeta, ya que la naturaleza no es como un muro contra el que se puede chocar. El mar nos permite pescar más de lo que es capaz de regenerar, el bosque nos permite cortar más madera de la que es capaz de renovar, la atmósfera nos permite contaminar más de lo que es capaz de absorber…   

Las administraciones locales han iniciado el camino hacia el desarrollo sostenible a través de la Agenda 21 y están planteando planes de acción a corto, medio y largo plazo para conseguir mejoras en la calidad de vida de l@s ciudadan@s respetando la capacidad de carga de la naturaleza. Es necesario que desarrollemos cambios en el sistema de producción de manera que vivir de forma respetuosa con el medio ambiente sea lo más sencillo y lo más habitual, en lugar de ser algo complicado y tedioso.

12

Haz más con menos y ¡reduce tu huella ecológica!

Os invitamos a reflexionar sobre la “economía de la nave espacial” y la “economía del cowboy”. Este último utiliza los recursos a los que tiene acceso y, cuando se han agotado, busca nuevos territorios libres. Los habitantes de la nave espacial, por el contrario, deben minimizar en lo posible la demanda de recursos, disponer de fuentes de energía renovables, reciclar sus residuos, etc. La huella ecológica nos ayuda a comprender que debemos acercarnos a posturas similares a las del astronauta, entendiendo que el planeta Tierra es el único sitio en el que podemos vivir!